Una ley obligará a los supermercados a vender algunos alimentos a mitad de precio

Se trata de una medida para luchar contra el desperdicio de comida

IRENE TORIBIO

Se trata de una medida contra el desperdicio de alimentos. Un tema del que hablábamos precisamente hace unos días, y es que en Extremadura el desperdicio medio por cada hogar es de 1,3 kilos por semana, 76 kilos al año. Esto equivale a más de medio kilo por persona cada semana. La cifra es, sin duda, demoledora, y como tal, se tomarán medidas. En primera instancia se luchará desde los supermercados y negocios. El Consejo de Ministros aprueba este 7 de julio el proyecto de ley contra el desperdicio alimentario, que deberá ser tramitado y ratificado por el Congreso posteriormente.

La ley recoge que los supermercados e hipermercados deberán vender con precios rebajados alimentos 'feos' o con una fecha de caducida próxima. Siempre avisando al consumidor y diferenciando los productos en estantes. Habrán de hacerlo con el fin de acelerar su venta y evitar que acaben en la basura.

Recogido en la ley

Se trata de la primera regulación sobre esta materia que se promulga en España, con el fin de evitar el desecho de alimentos sin consumir y favorecer que se aprovechen mejor.

El despilfarro de alimentos, señala Planas, es una ineficiencia de la cadena alimentaria, en la que se produce una pérdida del 20%. Para reducir ese porcentaje, todos los elementos de la cadena, excepto las tiendas de menos de 1.300 metros cuadrados, estarán obligados a tener un plan específico. La ley impone también otras obligaciones, como la de que los establecimientos de hostelería tendrán que poner a disposición del cliente la comida no consumida para llevársela, si así lo solicita.

Planas ha destacado que, de ese 20% de las pérdidas a lo largo de la cadena, un 40% se da en la venta al por menor o en los hogares, de ahí que la ley tenga en la concienciación social del problema uno de sus pilares. Durante el año 2020, los hogares españoles tiraron a la basura 1.364 millones de kilos/litros de alimentos, una media de 31 kilos/litros y 250 euros anuales por persona.

El texto regula, por otra parte, la donación a bancos de alimentos, estableciendo que solo podrán ser donados aquellos que estén dentro del periodo de consumo preferente, es decir, dentro del plazo en el que todas sus características están efectivamente vigentes.