La vuelta al colegio tras Navidad se produce en plena sexta ola y con una nueva fase de vacunaciones. / HOY

Coronavirus en Extremadura Los contactos con positivos en las aulas tendrán que seguir haciendo cuarentena

Extremadura mantiene las mismas medidas anteriores a las vacaciones escolares para el regreso el lunes a las clases presenciales

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZ Cáceres

Por unanimidad, como estaba previsto, las comunidades autónomas acordaron ayer con el Ministerio de Sanidad y de Educación una vuelta a las aulas presencial para el próximo lunes 10 de enero. Los alumnos de todos los niveles regresarán a sus centros educativos sin que se modifique ni amplíe ninguna de las medidas establecidas a principios del curso pasado a pesar de las nuevas condiciones impuestas ahora por la variante ómicron.

Los alumnos continuarán haciendo cuarentena en el caso de ser contactos con positivos por coronavirus. Es decir, cuando se detecte a un alumno infectado, la clase al completo de los grupos burbuja (hasta cuarto de Primaria) y el grupo cercano a partir de quinto de Primaria, pasarían al modelo educativo a distancia. «A día de hoy no hay ningún cambio, nosotros estamos esperando cualquier modificación que pueda producirse por parte de la ponencia de alertas a nivel nacional y nos coordinaríamos con la consejería de Sanidad», explicó ayer la titular de Educación, Esther Gutiérrez, que asistió de forma telemática a la reunión interterritorial junto a los representantes de la Consejería de Sanidad y la de Ciencia y Universidad de la Junta. «Esta situación es muy volátil», reconoció la consejera asumiendo que puede haber cambios que generen novedades.

Es de esperar que el avance de la vacunación pediátrica, que continúa a partir del día 12, propicie una flexibilización de las condiciones en las aulas igual que ha pasado en el resto de la sociedad, en donde se ha reducido el número de días de cuarentena de 10 a siete en el caso de asintomáticos o casos leves o se han dejado de practicar PCR a los contactos estrechos de positivos. ¿Se garantizan los cribados para los escolares considerados contactos estrechos? «Entiendo que se les haría, hoy por hoy no tengo ninguna confirmación de lo contrario», indicó Gutiérrez, sin poder ofrecer certezas sobre una posible flexibilización de las medidas también en el ámbito educativo.

En plena sexta ola y aún en pleno ascenso del número de positivos surge de nuevo el problema de la conciliación familiar en el caso de que el alumno tenga que hacer una cuarentena. La consejera señaló que «es muy complicado para la administración establecer medidas de conciliación de una forma individual en cada hogar, la mejor conciliación es la garantía de presencialidad, por eso ponemos todos los medios, pero en los casos particulares yo no tengo la solución para establecer ningún tipo de ayuda», indicó Gutiérrez, que dijo que esa situación se da también cuando los niños están enfermos por otros motivos «y no se establece ninguna medida».

Cribados masivos

Sobre la posibilidad de realizar cribados a alumnos y docentes antes de incorporarse a las aulas, una idea propuesta por sindicatos educativos, Gutiérrez señaló que respeta todas las opiniones pero que «es Sanidad quien marca las líneas» para llevar a cabo estas propuestas. «Yo respeto todas las opiniones, pero nosotros tenemos que ir acorde con unas autoridades sanitarias, no somos nosotros los que tenemos que decidir eso».

Sin refuerzos

Antes del consejo interesectorial en el que se pactó la vuelta a la presencialidad, desde el sector educativo se hablaba de que una vuelta segura a las aulas pasaba por reforzar las plantillas, una propuesta que rechazó ayer la consejera. «Ya hicimos un refuerzo muy importante a principio de curso con casi 700 docentes más y en el momento de que exista alguna baja se reincorpora de forma inmediata, hoy en día no hay ninguna necesidad de más docentes».

Además del reto de reiniciar las clases en plena ola de contagios los colegios afrontan también la dosificación de vacunas, el próximo día 12, en donde se afronta la inmunización de niños de cinco a ocho años, esta vez con la particularidad de que pueden ser acompañados por sus padres. La consejera Esther Gutiérrez indicó que esto no significa que vayan a producirse riesgos en los centros escolares por la afluencia de un número mayor de personas. «Habrá un orden, habrá que cumplir los protocolos educativos a rajatabla, hay que confiar en los centros educativos porque lo han hecho muy bien hasta el momento y no hay por qué dudar».

La consejera indicó que en la anterior fase, en la que se aplicó primera dosis de la vacuna para niños de nueve a 12 años, recibieron el fármaco en sus colegios una media de un 95% de los alumnos, y que en algunos centros escolares de la región llegó a alcanzarse el 98%