Bede Rico «No me considero un artista, sólo un trabajador al que le gusta lo que hace»

Bede mima cada una de las zonas verdes de la localidad desde hace 28 años y reconoce que los poblanchinos son respetuosos con estos espacios

Bede, a la derecha, junto a su compañero Sancho. Hoy Puebla
Gente Cercana

- ¿Cómo te convertiste en jardinero, por vocación o por casualidades de la vida?

- Por casualidad, empecé a trabajar en la finca del "Pajarito", donde realizaba labores de mantenimiento de todo tipo, entre ellas jardinería y como tenían una piscina, pues también la preparaba. Me empezó a gustar y me aficioné, compre libros y fui aprendiendo entre la práctica y los conocimientos que iba adquiriendo a través de ellos. Estuve 6 años hasta que abrieron la piscina municipal y pensaron en mi para su mantenimiento y hasta el día de hoy. Yo tenía conocimientos pero en el trabajo he ido poco a poco adquiriendo más. También desde pequeño trabajé en el campo y todo eso cuenta para mi trabajo.

- ¿Cómo es un día normal de trabajo de un jardinero municipal?

- Seleccionamos las herramientas que vamos a utilizar y nos desplazamos al lugar que debemos desarrollar nuestro trabajo. Hay días que nos vamos muy satisfechos con nuestro trabajo porque hemos visto la recompensa de un buen resultado y otros no tanto, porque a lo mejor no ha salido la cosa como habíamos planeado.

- ¿Cada estación del año requiere un trabajo específico?

- Claro, las épocas de poda suelen ser en otoño e invierno y las de siembra en primavera y otoño. Hay otros tipo de plantas que se podan a partir de la floración, como por ejemplo, la cilindra. No todas las podas son en invierno, hay plantas que requieren otra época.

- ¿Una zona ajardinada cuidada se respeta más que una abandonada? ¿Somos los poblanchinos respetuosos con las zonas verdes?

- Hay de todo, en una zona cuidada se ve todo más, en la abandonada pasa desapercibido. Generalmente, los poblanchinos, sí respetan las zonas verdes. Cuando acabamos de preparar un jardín y llegan algunos con el perrito para hacer sus necesidades, pues la verdad es que lo deterioran mucho, quedan restos, secan el césped y no es sano porque ahí juegan los niños. Deben acostumbrarse a no acostumbrar a los perros a hacer sus necesidades a los jardines, aunque luego los recojan.

- ¿Hoja perenne o caduca? ¿Por qué existe tanta hoja caduca con la suciedad que deja en las calles?

- La hoja caduca son árboles de sombra y la perenne para adornar durante todo el año. Tenemos en el pueblo muchos árboles de hoja perenne pero que no crea la gente que estos ensucian menos, por ejemplo, los pinos del paseo del cementerio están todo el año echando suciedad, lo único que no se ven las hojas caer de golpe, pero van cambiándolas poco a poco.

- ¿Un jardinero puede considerarse un artista?

- Yo no me considero un artista, solo un trabajador que me gusta mi trabajo. Pero si es bonito o no lo que hacemos, lo tienen que considerar los demás. Habrá cosas que gustarán más o menos, al igual que a mi me gustan o no, porque yo no dispongo sobre que hacer al 100%, soy parte del sistema, me hacen mucho caso pero no todo es idea mía.

- ¿Cuál es el secreto de que Puebla tenga unos jardines tan cuidados?

- Lo fundamental es hacer las cosas a su debido tiempo, en el momento oportuno y no dejarlo para otro día, con constancia y mucho cariño. También tener las herramientas adecuadas y en el Ayuntamiento nos tienen bien surtidos de buenas herramientas. Nos facilitan mucho la labor y ellos saben que son los más beneficiados en tener los jardines bien preparados.

- ¿Qué es lo más raro que os habéis encontrado en un jardín o parque?

- Lo más raro y peor para mi, fue una vez que alguien que hizo sus necesidades en un trapo y cuando pase con el cortacésped, lo hizo trizas y me salpicó encima y me puse perdido. Una vez, hace años, me encontré 3.000 pesetas de las de entonces, pero no es habitual. Algún juguete, de valor poca cosa. Un anillo nos encontramos hace poco, pero lo devolvemos todo al Ayuntamiento por si preguntan por él.