Genealogía y anécdotas de los Marqueses de la Vega

Doña María Antonia Conejo y Coca, Marquesa de la Vega
HISTORIA

En el año del Señor de 1888 conoció don Jorge Díez-Madroñero López de Ayala a la que iba a ser su esposa. ¿Fue en Montijo, donde su tío don Celedonio Díez-Madroñero Soto había casado con doña Inés Bootello de San Juan Gragera, o en el clásico veraneo de las familias extremeñas en Figueira da Foz? Casaron en Puebla de la Calzada en 1890 (Libro de casados nº 5. Folio 201 vuelto). Don Jorge, como ya he dicho, casó con doña María Antonia Conejo y Coca, y desde su casamiento vivió en la casa Coca con sus suegros, de los que era tan querido que en su testamento lo consideraron como a un hijo más.

Luego, durante la edificación del palacio, en la calle Badajoz (debieron empezar las obras en 1904 y se terminó la construcción en 1911), los Marqueses de la Vega residieron en una casa de la misma calle Badajoz, que después pasó a ser propiedad de la familia Barrena y posteriormente de la de Antúnez. Los marqueses iniciaron y terminaron las obras del magnífico palacio, pero no lo disfrutaron en compañía y felizmente por el fallecimiento repentino de don Jorge, ocurrido en Cabeza del Buey durante un corto viaje. Su cadáver fue trasladado a Puebla de la Calzada y enterrado en el panteón de los Coca, sito en el antiguo cementerio de la ermita, construido en el año 1831.

La viuda del marqués, acompañada de sus hijos, residieron en el palacio unos años; después, doña María Antonia Conejo y Coca y sus hijas Pepita y Leonor casaron respectivamente con el doctor don Eduardo Gimeno e Ybarra, don Francisco Jaraquemada Solís y don Félix García de la Peña. En 1912, con motivo de su muerte, sucede en el título como VIII Marqués de la Vega su hijo Jorge, nacido también en Puebla y casado fuera de esta villa con doña Piedad Cabeza de Vaca Montero de Espinosa, hija de los Marqueses de la Colonia. Doña María Antonia (la marquesa viuda) tuvo de su segundo marido, el doctor Gimeno, un hijo varón llamado Jaime. El marqués, don Jorge, descendía por varonía de hidalgos de Cabeza del Buey y Talarrubias, y su padre, don Félix Díez Madroñero Silveira, casó con doña Josefa López de Ayala Herrera, de familia de antigua nobleza de Guadalcanal; era hermana del insigne político y escritor don Adelardo. El padre de la marquesa doña María Antonia, don Andrés Conejo Guisado, nació en Puebla de la Calzada, oriundo de Lobón, patria de sus ascendientes, y su madre, doña Leonor de Coca Amigo, pertenecía a familia de raigambre liberal; su abuelo, Juan de Coca-Treviño Silva, fue capitán de las milicias liberales.

La que fue mujer del Marqués de la Vega falleció en Madrid durante la Guerra Civil. Al marchar a la capital de España con su nuevo marido vendió a su único hermano Sancho sus propiedades, entre ellas la fábrica de harinas y el palacio. Don Sancho fue en Puebla de la Calzada muy popular y querido. Era agricultor-ganadero y aficionado a toda clase de deportes (promotor del Club de Fútbol Patria y de la Sociedad de Tiro de Pichón), pescador y gran cazador, sobre todo en la modalidad de la 'ronda extremeña', por su arrojo y valentía.