El Patria C.F., leyenda del fútbol de Puebla de la Calzada

Llegó a jugar en el madrileño estadio de Chamartín y logró colocar el nombre de Puebla de la Calzada en los grandes periódicos de la época

Formación del Patria C.F. en la temporada 1927-28.
Eran otros tiempos

Parece inusual tan nutrida relación de clubes que han jalonado la memoria del fútbol poblanchino a lo largo de casi cien años de competiciones oficiales. Desde equipos que tuvieron sus orígenes en Puebla de la Calzada, hasta equipos que, teniendo sus raíces en otros lares, acabaron jugando en nuestro pueblo y fueron acogidos por la apasionada afición poblanchina, todos ellos fueron admirados y respetados en toda la región extremeña y, en algún caso, fuera de ella. El Patria C.F., el C.D. Morante (posteriormente, C.D. Pastas Gallo), el Círculo, el Sport, el C.D. Careva (Casa Regional de Valencia), el Puebla y el Cetasa-Puebla, así como el nuevo Club Patria, que al subir de categoría dio origen al fusionado A.D. Puebla-Patria, equipo éste que puso unos puntos suspensivos en el relato histórico de nuestro fútbol..., hasta el actual Escuela de Fútbol de Puebla de la Calzada, que viene recuperando para la causa tanto el entusiasmo de la afición, como el prestigio futbolístico de un pueblo que a lo largo de casi un siglo paseó su nombre, como veremos, incluso más allá de la geografía regional.

Porque mención aparte requieren las no muy lejanas hazañas del fútbol femenino de Puebla de la Calzada, una leyenda que merece ser escrita con letras de oro. El C.F. Puebla fue una especie de cuento de hadas hecho realidad. Fundado en 1995, se proclamó tres veces campeón de grupo de la Liga Nacional, una vez campeón de España, la temporada 1999-2000, subcampeón de la Superliga y dos veces subcampeón de la Copa de la Reina. A este modesto club le cupo la gloria de convertirse, junto al Athletic de Bilbao, en el primer equipo femenino que jugó en la catedral de San Mamés. Un milagro. Una "delicatessen", una exquisitez perecedera con fecha de caducidad en el envase. Una pena.    

Hasta aquí este breve y somero repaso de todas las edades de la historia de nuestro fútbol local. Pero, en general, las bases de esta pasión denominada 'fútbol' se encuentran en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, en las décadas de los veinte y los treinta. En estos años nació el modelo del balompié como diversión preferida por amplios sectores de la ciudadanía. Por ello me gustaría navegar río arriba en la historia del balompié poblanchino para detenerme en un remanso de los años 20 del pasado siglo, concretamente en la temporada 1927-28. Fue ésta una temporada muy significativa en la historia del fútbol español, ya que fue la última temporada en la que tuvieron lugar los antiguos campeonatos regionales como paso previo para acceder al Campeonato de España (o Copa del Rey). Aunque posteriormente se siguieron disputando, no obstante, el nacimiento de la actual Liga Española de Fútbol, cuya primera jornada se disputó el 10 de febrero de 1929, así como la legalización del profesionalismo fueron  relegando estos Campeonatos Regionales a un papel secundario.

Y si la temporada 1927-28 fue relevante para el fútbol español, más lo fue para el poblanchino. Diría yo que fue una temporada histórica para el fútbol de Puebla de la Calzada. Y lo fue porque en esa temporada, el viejo Patria C.F. se proclamó brillantemente campeón del Campeonato Regional de Extremadura, siendo subcampeón el C.D. Extremeño, el "otro" equipo de la capital, que jugaba sus partidos en Pardaleras (años más tarde, casi al comienzo de la Guerra Civil, se fusionaron el C.D. Extremeño y el C.D.Badajoz, fundado en 1905). Así pues, ganar un campeonato regional era todo un hito, no solo por el reconocimiento o la reputación, sino por el prestigio que significaba acceder directamente a disputar el Campeonato de España o Copa del Rey Alfonso XIII, única competición de ámbito nacional a la que accedían tanto el campeón, como el subcampeón de cada campeonato regional. ¡Vaya gesta de un modestísimo club que puso en el mapa el nombre de una pequeña localidad extremeña: Puebla de la Calzada!

Como ha sucedido en numerosas ocasiones, la igualdad y equidad no siempre han sido componentes del trato dispensado a Extremadura. Y en esta ocasión, tampoco. En aquella temporada, la Federación Española de Fútbol tomó la decisión de que Baleares y Extremadura solo estarían representadas por los clubes campeones. Pero no quedaba en esa determinación este trato discriminatorio, ya que a la joven Federación Extremeña de Fútbol le fue comunicado que, además, nuestro equipo, nuestro Patria C.F., que con toda justicia y brillantez se había ganado el derecho a disputar la fase "normal" de la Copa del Rey, habría de medirse, a doble partido, en una eliminatoria previa, al subcampeón del Campeonato Regional Centro, que no era otro que el Real Madrid F.C. (en esa temporada se había proclamado campeón el "Athletic" de Madrid). Este hecho tan extraordinario que suponen las andanzas de nuestro equipo en la capital de España requiere otro capítulo, el próximo, en estas mismas páginas. Sin duda, eran otros tiempos.